jueves, 9 de enero de 2014

El regalo de año nuevo de los Coen.


Uno de mis propósitos de año nuevo ha sido estrechar la relación con mi blog, últimamente estamos distantes como una pareja que ha convertido el follar en hacer los deberes. Yo que fuí el blogger más activo de mi facultad y que ahora apenas paso por este planeta para hacerle un apaño rápido y que se corra lo antes posible ...

Quizás ha sido porque el final de 2013 fue un caos de buenas noticias, de cambios importantes y de reordenamientos vitales y profesionales. A lo mejor es porque el caralibro y el pajarito azul nos han enseñado que es mucho más fácil, rápido y popular una publicación rápida que alcance los 100 likes en una hora (¿no es ese el máximo exponente de la popularidad ahora mismo, el equivalente a ser la jefa de animadoras de antaño?)

Pero este blog y yo nos volvemos a unir porque he decidido que un año que empieza viendo 'A propósito de Llewyn Davis' sólo puede ser un gran año.


Enorme película la de los Coen, un retrato absolutamente arrebatador de la figura del perdedor gracias a la cual existen los triunfadores. Y no, esta vez el loser no gana, ni tiene redención ni se le abren las puertas de ningún sitio. Un perdedor como Diosa (o los Coen) mandan: irascible, patético, encantador, humillado pero digno, talentoso pero no tanto como él mismo se piensa .... Llewyn Davis es un poco todos nosotros, encantados de conocernos pero durmiendo en sofás de amigos mientras nos repetimos que no vendemos nuestro arte al demonio.

Esta última película de los Coen es cine para disfrutar tranquilo, para perderse en sus colores fríos, en sus escenas sin diálogo pero demoledoras (esa duda sobre si girar o no al pueblo mientras se conduce, el viaje en metro con el gato -con algunos de los más fascinantes planos del año- o esos zapatos mojados en un café perdido de Chicago ...) y con un espíritu atemporal, de esos que no es ni viejo ni nuevo, como una buena canción folk.

'A propósito de Llewyn Davis' es un regalo de año nuevo para los que aún creemos que el cine se salva gracias a historias como ésta y a perdedores que aún creemos en lo que hacemos, como Llewyn, como mis amigos, como yo mismo ...

Enorme película para retomar mi relación de amor y sexo con este blog, ya no vale limitarse a hacer los deberes.

El tráiler:



No hay comentarios:

Publicar un comentario